martes, 3 de diciembre de 2013

NORMAS A TENER EN CUENTA PARA IDENTIFICAR LA PIEDRAS PRECIOSAS AUTÉNTICAS

Como normas generales a seguir, suelen ser de bastante utilidad y no pocas veces ahorraremos en disgustos de importancia. Ante todo está el sentido común como por ejemplo pensar que una piedra preciosa no va a ir incorporada a una creación de deficiente diseño o cuando observamos engarces que rodean la piedra, signo este de querer "tapar" algo. Normas digo, aunque el consejo de un buen experto es insustituible. Pero para salir del paso en bastantes ocasiones si nos servirán.



Ten en cuenta que una gema auténtica "vale lo que vale" y aquí las ofertas dan que pensar. Siempre pide certificado de autenticidad.


Observa: un diamante verdadero tiene un alto índice de refracción, el falso se delata en la imagen

Las piedras preciosas, salvo raras excepciones suelen no ser perfectas. Esto quiere decir que una piedra totalmente libre de inclusiones, tiene muchos visos de no ser auténtica. Tal perfección en la naturaleza es difícil. Las inclusiones no son arañazos o defectos superficiales sino que se encuentran como imperfecciones o añadidos por debajo de la superficie. Puediendo ser estas de origen natural en la misma génesis de la piedra o por tratamientos posteriores.

  • 1

Evita el comercio o las venta de piedras preciosas y joyas que parecen demasiado buenas para ser verdad. Con frecuencia, estos negocios engañan a los consumidores que comprar piedras falsas o sintéticas, aunque las anuncian como piedras preciosas naturales. Comprar piedras preciosas a los comerciantes con buena reputación que garantizan a las auténticas también incluye la devolución del dinero.


  • 2

Compra una lupa. Este dispositivo manual de aumento es uno de los favoritos entre los profesionales gemólogos y coleccionistas de piedras preciosas. Este dispositivo permite una inspección de la joya de cerca, que puede mostrar fisuras o una completa falta de inclusiones, ambos signos de una piedra preciosa falsa. Si se encuentran las inclusiones naturales, la piedra preciosa es verdadera.



  • 3

Examina toda la piedra, incluso si está engarzada, por aluminio y pinturas. Las piedras preciosas verdaderas no contienen aluminio o pintura, que se utilizan para realzar las piedras sintéticas o falsas, y que generalmente se encuentra en la parte inferior de las mismas. Los engarces se utilizan a menudo para disimular estos realces.


  • 4

Investiga la saturación del color de la piedra(s). Con muy pocas excepciones (amatrina, fluorita, alejandrita, por ejemplo), una auténtica piedra debe tener un matiz. La coloración irregular sugiere que la piedra ha sido mejorada con tintes o es completamente falsa.


  • 5

Coloca la piedra preciosa bajo la luz artificial. Las piedras preciosas verdaderas tienen un alto brillo y refractan la luz más intensamente que las piedras sintéticas o falsas.


  • 6

Habla con un joyero sobre tu piedra(s). La mayoría de los joyeros tienen pruebas y equipos que pueden clasificar piedras preciosas auténticas y descubrir las imitaciones. Algunos joyeros ofrecen estos servicios de forma gratuita, mientras que otros tienen tarifas planas. Si un joyero no puede identificar si la piedra es verdadera o falsa, puede referirte a un gemólogo.


  • 7

Pregunta a un gemólogo acerca de la calidad de la piedra. Los gemólogos tienen un equipo especializado y los procedimientos que pueden determinar qué piedra preciosa es, y si es verdadera, sintética, o falsa.

Entradas populares