viernes, 19 de abril de 2013

JOYAS DE ÁMBAR: ESPECIALES Y SINGULARES PARA REGALAR



Diferente, genuino y natural. El ámbar es por derecho propio un clásico en joyería. Engastado en oro o plata ofrece vistosidad y elegancia a manos llenas. Puede que porque yo sea una enamorada de el pero realmente es singular.

Es muy especial, en su formación intervienen el mundo vegetal y el animal, esto la hace una piedra preciosa singular, muy bella y muy apreciada. Me estoy refiriendo al ÁMBAR:

El ámbar, cárabe o succino (del latín succinum) es una piedra preciosa hecha de resina vegetal fosilizada proveniente principalmente de restos de coníferas y algunas angiospermas. Etimológicamente su nombre proviene del árabe عنبر, ʻámbar, significando lo que flota en el mar, ya que flota sobre el agua del mar, aunque originalmente se refería al ámbar gris.


El ámbar es una sustancia dura, liviana y quebradiza. Se forma por polimerización de resina vegetal residual de algunos árboles que data de hace, al menos, 300 millones de años aunque no se hace común en la historia de la Tierra hasta hace unos 130 millones de años, en el Cretácico Inferior. Con el tiempo sufrió un proceso de fosilización formando masas irregulares y extensas dentro de los estratos de rocas desde el Carbonífero superior.


Los árboles producen la resina como una protección contra enfermedades e infestaciones de insectos, cuando la corteza de un árbol era herida debido a rotura o a un ataque por escarabajos de madera u otros insectos, bacterias u hongos. Después de exudar al exterior, la resina se endurecía por polimerización en el interior de rocas arcillosas o arenosas, algunas veces calizas, que se formaban en zonas deltaicas de ríos, generalmente con mucha materia orgánica asociada, y se han conservado en su interior durante millones de años.


El ámbar no es un mineral ya que su origen es orgánico y su estructura es amorfa. Su composición varía dependiendo del árbol del que proviene, aunque todos tienen terpenos o compuestos que son comunes en las resinas endurecidas.

En Europa, el ámbar se forma a partir de la resina del Pinus succinifera, en tanto que en América proviene de la leguminosa Hymenaea courbaril, conocida en Chiapas (México) como Guapinol, y en Nicaragua y República Dominicana como algarrobo, perteneciente del período geológico terciario.



Los colores del ámbar son muy variados: amarillo (el más común), naranja (cognac), rojo (cherry), blanco, café (cajeta), verde azulado y "negro" o musgo (tonos oscuros de otros colores), que son menos frecuentes que el amarillo. De estos colores se desprende una amplia gama de tonalidades. El ámbar rojo de Chiapas es uno de los más hermosos. El ámbar azul de República Dominicana es el más hermoso, valorado y apreciado de los existentes.


Archivo:Baltic amber Coleoptera Anobiidae Episernus.JPG

Insecto atrapado en ámbar


PRINCIPALES FUENTES DE ÁMBAR:


El primer lugar que se tiene registrado como fuente original del ámbar es la región del Mar Báltico. La pieza de ámbar más antigua trabajada por el hombre data de hace 30.000 años y se encontró en Hannover, Alemania.


En Europa se encuentra ámbar en España, Francia, Lituania, Polonia, Alemania, Letonia y Rusia, y en América Latina se encuentra en México, República Dominicana, Nicaragua y Colombia

























Una maravillosa pieza de ámbar azul dominicano

Entradas populares